En mi obra, exploro el espacio como materialidad, confrontando diferentes elementos a través del lenguaje instalativo. Usando textos, objetos, fotografía, soluciones arquitectónicas y video, mis piezas se construyen a manera sitio-específica al rededor de diferentes formas de memorialización y el diálogo. Mis intervenciones se relacionan activamente con la historia, las experiencias personales, el espacio y el tiempo, estableciendo una semántica, donde ideas | herramientas e instrumentos | formas se combinan en un solo discurso.

Me aproximo a la obra en el espacio de dos formas fundamentales:

1/ A manera individual, abordando problemas | conceptos, proyectos de investigación que son traducidos a formas espaciales   (en lo privado, lo semi-publico o lo público).

2/ A través de colaboraciones y piezas colectivas dentro de diferentes constelaciones grupales.

Desde 2013 formo parte de la agrupación artística: The Daily Rhythms Collective (El colectivo de los ritmos diarios), una coalisión internacional de mujeres artistas  que utiliza la comunicación como herramienta de trabajo, creando piezas relacionadas con cartografías sensibles y fomentan a su vez, discursos de igualdad, inclusión y feminisimos. Dentro de las expresiones típicas del colectivo se cuentan intervenciones  y piezas participativas o dialógicas con una marcada carga social y política.

Todos mis proyectos, tanto colectivos como individuales, se desarrollan dentro de una estricta disciplina conceptual. Muchas de las propuestas se acercan intimamente al especatador, promoviendo la oralidad y alimentandose,  de narraciones personales “inusuales”.  La mayor parte de mis trabajos conservan un cuidadoso balance entre la ficción y la realidad.